Error
  • JFolder::create: Could not create directory
  • JFolder::create: Could not create directory
  • JFolder::create: Could not create directory

CRÓNICAS TAI CHI CHUAN: SEMINARIO INTENSIVO (POIO) - julio 2009 - por Susana del Peso y Luis Ángel Barquín

CRÓNICAS DE POIO 2009

Por Susana del Peso y Luis Ángel Barquín

 

Dicen los mayores (no por edad sino por años de venir aquí) que nunca vieron hacer tanto fondo de escápula ni tanto abdominal ni tanto estiramiento. Vamos que nunca vieron esto en Poio.

Lo que si vieron, y hemos visto esta vez también, es mucha profesionalidad y mucho cariño en los monitores de la Escuela, porque esto es una Escuela.

El primer día ya nos avisó Jose, ‘os voy a meter mucha caña’. Y allá que fuimos. Todos los días, para acabar, venga escápulas, venga abdominales y venga estiramientos.

Y en los ‘calentamientos’, aperturas laterales y trabajos respiratorios. Los canales de las piernas y la caja deben estar bien fuertes, y el pistón, potente.

Porque Tai Chi es una vía del cuerpo, y después de Pio no creo que nadie tenga ya la más mínima duda.

Cada día hicimos Qi Gong tempranito, como debe ser. Te carga para el día y te enfoca, qué más se puede pedir. El jueves fuimos a hacerlo en la playa, un clásico ya, incluido el baño de después de los valientes y alguna pelea cariñosa en la arena.

Hicimos mucho trabajo por parejas, Tui Shou y Chi Sao básico. Y el último día, un poco de Chi Sao avanzado, con codos y muñecas, dedicado a los que hacíamos mal el anterior y metíamos codos cuando el movimiento era desde los hombros. Con cada compañero, una lección que aprender.

Al hacer el kata, nos separábamos en dos grupos, Primera Sección de Yang Chen Fu a un lado, Primera de Yang Lu Chang a otro. Me tocó del lado de Yang Lu Chang. Literalmente precioso. Un tesoro. Un regalo que cultivar.

Hicimos pocas aplicaciones marciales y varios ejercicios respiratorios para preparar el Fa Jin. Ni tan fácil ni tan difícil como parece.

En las clases de espada, mucha expectación y estrés por aprender cada movimiento nuevo. Suficientes para aplicarse una buena temporada. El desequilibrio no sólo es físico aquí.

Con el Pranayama cada vez más calma y más capacidad de apnea.

Las katas de Wudang, la número 1 y la 6, potentes para quienes las hicimos. De los que se acercaban a vernos escuché ‘da gusto veros’. Algo tienen que suben el ánimo. Quienes estuvimos en la exhibición individual lo pasamos bien.

Ah, sí! También hubo cuatro exámenes para Monitores de Tai Chi Chuan Nivel I. Ahí estábamos todos, los que nos examinábamos y los compañeros que nos apoyaban con su presencia. Aciertos y fallos, lecciones que aprender. Las notas… ya saldrán.

Y más regalos… El lunes y martes hubo reunión después de cenar. Para comentar dudas del examen teórico y otras dudas y sensaciones.

La organización, como un reloj. En las comidas cosas ricas y muchas patatas, muy ricas también.

Alternamos campo de fútbol en la ría, sala y alrededores del monasterio. A veces la lluvia manda y para las katas, mejor el suelo de la sala.

Y para acabar el jueves otro clásico, una queimada por la noche. Esta vez con bailes, palmas y música de tambores espontáneos.

La mejor alumna de la semana, la peque, un Sol.

Pues eso… que Jose nos metió mucha caña, nos sacó a cada uno lo nuestro y acabamos fuertes y contentos.

Un verdadero placer.

De mi parte, gracias Jose, Mayte, Patricia. Gracias Manuel Javier, Enrique y resto de compis por hacer esto posible.

Y ahora, a entrenar…

Besos. Susana.

Susana del Peso

Asistente al Seminario de Tai Chi Chuan de Poio

Julio de 2009

 


 

A los asistentes a los seminarios de de Tai Chi Chuan y Katas Wudang de Poio 2009,

impartidos por la Escuela Wu Chi

 

 


 

La espiral busca un eje.

Ya siente el círculo el viraje: impulso,

nace el viaje…

Risas

desde los nervios; música

del corazón doliente del flamenco.

 

Velocidad…

El ritmo vuela hacia la imagen, fuga

de los anhelos a un lugar intacto.

La desembocadura

al mar de la llegada, ¡Monasterio!

El encuentro:

abrazos rápidos, sentidos, besos

en recepción,

miradas nuevas y recuperadas.

El descenso a la ría a media tarde…

Humedad, el calor, paleta de colores,

las gaviotas, la hierba.

 El olor de la mar

flotando sobre el círculo: maestros

y alumnos, perlas únicas

de un único collar: Los Chuan.

El trabajo principia activando otro cuerpo

de la propia persona, para entrar

en el ser, el estar; desbloqueando,

estirando, sintiendo

la olvidada raíz y la pasión.

Retorno al Monasterio: a pie, la charla amiga,

las magníficas vistas del entorno.

-La presencia de Vera y su pureza

bendiciendo los días,

acunando las noches-

El compañero está en la habitación.

Asearse, vestirse

para la cena.

 El hambre nos reúne.

Al comer y beber en armonía,

quedan saciados paladar y espíritu.

El insomnio en algunos,

preocupación en otros,

la aventura presenta varias caras

que nos miran al tiempo.

Madrugar en la noche.

El recinto de piedra nos convoca.

Nos escuchan los árboles cercanos

pronunciar en silencio

nuestros propósitos y compromisos

para nuestra jornada.

¡Canta el gallo!

Maestría en el uso

de la propia energía.

¡Ya amanece!

Ruge el estómago al compás

de Yang Chen Fu y su Forma.

El desayuno listo: las tostadas,

los zumos, el café,

el té, los bollos suizos, los cruasanes…,

degustados con brío.

Sonrisas y miradas son ya cómplices.

Desciende la mañana hacia la ría.

Manos que empujan…

Habitar nuestro cuerpo para escuchar al otro.

Dos corazones

en cuatro manos.

La raíz extiende

-pasando por el tronco, ramas y hojas-

la relación de ser al árbol más cercano,

al otro ser, espejo en que se mira.

Las manos, pegajosas…

 Ambos brazos

-uno de cada ser- acompasados giran

en torno al corazón y a la muñeca propios

-y a los del otro-, en mágica alternancia…

…Suprema vigilancia de la pausa entre tactos.

La Forma entera.

Examen.

Ciento ocho

movimientos que retan al alumno

a ser él mismo desde la atención

de lo quieto en acción.

Mediodía. Comida para todos.

Apetito en la sala. Risas. Vamos

descubriendo al extraño y al amigo

en sus palabras, sus miradas, sus

bocados, sus silencios…

Sobremesa.

La siesta.    

Dos Katas de Wudang -primera y sexta-

durante cuatro días

para saber qué sienten -en sesenta minutos-

la nube y la tormenta,

la tierra que en lo hondo se estremece.

Sala del Monasterio. Es media tarde.

El repaso esencial. Origen de la Forma

de Yang Chen Fu, primera parte.

Escucha:

preparación para saber moverse.

Relajación...

Cuando el alma descubre la quietud,

el cuerpo asiente, vibra.

¡Gozo inmune!

Nueva cena y descanso

en cada habitación.

Un nuevo madrugar.

Inédita, la piedra nos convoca.

Nuevos propósitos y compromisos…

Entona el gallo un nuevo arpegio.

El alba

de un nuevo amanecer.

Todo comienza.

Desayuno.

A la ría…

La mañana

con otras manos, nuestras, nos empuja,

se nos pega.

Aplicamos

la Forma en otro plano: comprensión

de lo marcial desde no lo marcial.

Monasterio. La sala. La primera

sección de Yang Chen Fu. El Examen. Fotos

y vídeos: grabación.

Uno tras otro

recreando el patrón de una energía

que nace y muere en infinito bucle.

Un hambre nueva. Un nuevo almuerzo. Siesta.

Atardecer. La ría.

Tauromagia:

en la Forma de espada, las posturas

van enlazándose,

pasándose el testigo en cada paso,

en cada giro, en cada taconeo,

cada estocada…

Al terminar, nos deja

la espada, en nuestra mano, una impresión

de elegancia perdida en no sé qué batalla.

Ascenso al Monasterio. Cena. Sueño.

Despertamos.

Qi Gong.

Primer contacto

con Yang Lu Chan: la Forma Antigua...

Extraños

vamos sintiéndonos en su presencia:

hipnosis, embeleso hacia nosotros mismos

o quien nos mira un rato...

Maravilla.

Pasan los días.

El trabajo físico

cobra importancia. Estiramientos, solos

o con una pareja, hacen sentirnos

un poco más flexibles cada día.

El trabajo del fuelle a distintas alturas:

la ayuda a respirar profundamente

del compañero en pecho o en abdomen…

respiramos y al tiempo nos respiran.

Los fondos nos esperan... varias series:

¡diez raciones de escápulas: marchando!

El atracón, sabroso.

Forma de ciento ocho, fundamentos…

El ancho de los pies, carriles guía,

unos cimientos para la fluidez:

¡Imprescindibles!

Amanecer la víspera

de la partida… Vamos a la playa

pequeña –no playita- a despertar.

Qi Gong frente a las aguas, la raíz en la arena.

El cielo, reflejando nuestro estado.

Meditación: el árbol, varios árboles.

Baño de los osados -unos pocos-

en el océano…

El resto mira o juega.

La jornada transcurre dulcemente.

Previo a la cena el círculo se cierra…

Puesta en común, exposición: conflictos

durante el seminario se desvelan;

se agradece la entrega y la experiencia;

¡y una alegría por haber venido

a pesar de las dudas…! La intuición

sirve a la vida una vez más: ¡Eureka!

Tras de la cena, la Queimada acecha...

La Receta y las manos de un experto.

El cuarto medieval del Monasterio

frente al hórreo, nos cita…

Se hace el silencio por la oscuridad.

Sólo una luz respira…

El Conjuro, en Gallego –traducción-:

Buhos, lechuzas, sapos y brujas.
Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas.
Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas.
Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.
Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos,

olor de los muertos, truenos y rayos.
Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.
Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas,

cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos,

mugido de la mar embravecida.
Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo,

pelo malo y sucio de la cabra mal parida.
Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja

al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas,

yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.
¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse

en el aguardiente quedando así purificadas.
Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres

de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.
Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada:

si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora,

haced que los espíritus de los amigos que están fuera,

participen con nosotros de esta queimada.

Aplauso y vítores; nacen los cánticos.

El folclor se ha encarnado en cada cuerpo.

El ruedo: uno tras otro, las improvisaciones

de cada bailaor que se revela

sobre el tablao improvisado,

¡duende!

Las tartas: ricas.

Sidra o aguardiente

de orujo que ya ardió, calman la sed

y alegran corazones.

Sin la música

del altavoz, la música del alma

firme marca el compás flamenco…

-¡Y ole,y ole, y ole, y olé!

 

Los Chuan se empapan

del ritmo de la tribu: canto y danza…

En el círculo mágico, la noche

no deja de girar.

                       El otro yo se adueña

de la celebración...

¡Cesa la Fiesta!

Es rápido el dormir.

Nos despertamos.

Última práctica de la mañana.

-Compromisos-

La foto: todo el grupo.

La maleta está hecha o casi hecha.

Desayuno feliz y triste, mezcla

perfecta para un nuevo regresar,

acaso el año próximo.

Despedidas del alma. Abrazos y sonrisas.

Se adivinan reencuentros

tras el verano.

¡Adiós o hasta prontito!

El retorno al hogar o al otro hogar.      

Tres en el coche, devorando curvas

de tres en tres -el ritmo en las entrañas-.

Vuela sobre el volante la cabeza de grulla

del conductor.

¡Humor!

Coro de palmas            

al compás de Pitingo: Soulería.

(Tres ángeles con ruedas nos escoltan

-reales y enigmáticos- en el camino a casa)

[Monasterio de San Xoan de Poio]

Mi agradecimiento especial a Pepe Chuan,

mi gentil compañero de habitación,

y a Gema Chuan y Chema Chuan,

mis entrañables compañeros de viaje.

Luis Ángel ‘Chuan’ Barquín

Madrid, 31 de julio de 2009

Luis Ángel Barquín

Asistente al Seminario de Tai Chi Chuan de Poio

Julio de 2009

 

CRÓNICAS TAI CHI CHUAN: SEMINARIO INTENSIVO (POIO) - julio 2009 - por Susana del Peso y Luis Ángel Barquín

Esta web utiliza Cookies para mejorar la expriencia del usuario. Para más informacion visita nuestra politica de cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information