Error
  • JFolder::create: Could not create directory
  • JFolder::create: Could not create directory
  • JFolder::create: Could not create directory

TESTIMONIOS LA TIERRA VIVA (SEMINARIO) - 2008 A 2012

«12 peregrinos nos re-unimos para ir al encuentro con la Tierra desnuda, la Tierra desprovista de su "disfraz de mundo". Para despertar ese espacio interno de Vida que nos es común a ella.

Nos expusimos, caminamos, nos dejamos guiar, compartimos, concretamos con la palabra, creamos y cuidamos juntos un lugar muy especial, cantamos, callamos, nos conectamos con nuestros sueños, pintamos, ofrecimos. La fuerza de la cascada, la comunión de ese lugar que cuidamos, la claridad silenciosa en la cima estuvieron presentes.

La Tierra Viva fue para mí, sobre todo, la oportunidad para sincerarme conmigo. Clarifiqué mis propósitos; aprendí claves para "posicionarme" en lo cotidiano; se despertó mi confianza en los otros. Desde entonces importantes retos han surgido en torno a todo ello...

Reconocí la sensación de un hogar que no está fuera de mí y recibí el aliento para seguir caminando en 2012. Doy gracias a todo lo que nos sostuvo y nos sostiene juntos en este caminar. »

T.M.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Enero de 2012

 

«La Tierra Viva 2012 sigue presente en mí. Lo que allí se vivió también me ayudó a sincerarme más conmigo y con el grupo y los ejemplos que allí se dieron son un recordatorio diario que me ayuda cada día un poquito.

El lugar escogido cada vez tiene más fuerza y el grupo más conexión, por lo menos yo lo siento así.

Continúo con mi propósito y mi compromiso pasito a paso.

Agradecida.»

S.G.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Enero de 2012

 

«Esta mañana he terminado un nuevo curso de la Tierra Viva.

Me ha vuelto a sorprender. Llevaba un propósito pero súbitamente cambió. La Tierra te muestra aspectos de tu realidad que el mercader no deja ver.

Subes a la montaña y bajas con fuerzas renovadas, con alegría, con tristeza, al igual que la Vida misma, pero tranquilo,... muy tranquilo, sereno, calmado y en paz.

Subes,............., sientes lo que nunca sientes, y elijes con claridad lo que abajo no llegas a ver,............, luego bajas a lo cotidiano y pasas a la acción,... Es un ciclo de Vida, es perfecto,...., así de simple pero eficaz.

Gracias a la Tierra, gracias al director del curso y a todos los guerreros que me acompañaron,..............., sinceramente GRACIAS!!»

M.J.M
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2010

 

«Se ha acabado un ciclo de tres años de Caminos del Guerrero (2008-2010) que han concluido con el seminario de La Tierra Viva 2010.

He llegado hasta aquí, no he abandonado a pesar de las resistencias que me planteó mi mente en algunas ocasiones. Y es que, en mi experiencia, la montaña del ego es mucho más empinada y dura que las que hemos tenido que subir muchas veces, durante los cursos, por esas montañas que rodean Madrid; y no es una frase hecha, para quedar bien, es pura realidad.

El Director está ahí para guiarte por los Caminos del No-yo; debes confiar en él; no te queda más remedio. Él ha pasado antes por la experiencia, conoce la dureza del camino, puedes fiarte de él, sabe lo que estás pasando y te va a ayudar, si te dejas.

Luego está el Grupo, o los Grupos, porque han sido varios. En los comentarios, sensaciones y experiencias expresadas por las personas que conforman los Grupos encuentras miserias y grandezas que te resultan muy difíciles reconocer en ti, pero que son reflejos de ti mismo; si te abres, simplemente "resuenas" y te identificas con ellos; entonces "aprendes en ti mismo", en tu propia experiencia.

Miro para atrás y observo centenares de horas de trabajo: mensajes en el Foro, caminares, meditaciones, trabajos con la energía, etc.

¿Y al final qué?

Pues que entiendes que no estás aislado, nunca lo has estado, que todo está interconectado, que no estás solo. Tienes que "dejar hacer" a la Tierra, a la Vida y, entonces comprendes que algo más grande nos une a todos. Entonces te relajas, no hay necesidad de estar tenso, aparentando, disimulando que eres lo que los demás (y sobre todo tú) piensan que debes ser. Entonces te permites ser tu mismo y celebrar que eres un individuo en armonía con los demás, y no a pesar de los demás.

Ahora se trata de que ese entendimiento se quede y nunca más se vuelva a olvidar.

Muchas gracias a todos los compañeros de los cursos de Caminos del Guerrero, al Director José Sánchez, y a la Tierra, que nos sostiene con paciencia y amor de madre, aunque muchas veces seamos tan ingratos con ella.»

J.M.B.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2010

 

«Tienes un sueño pero no lo sabes. Ella sí.

Sebes que tienes un sueño pero no sabes qué hacer con él. Ella sí.

Se te ocurren muchas cosas para que suceda tu sueño pero no sabes si serán acertadas. Ella sí.

Te lo cuenta cuando caminas, cuando escuchas, cuando callas tu mente habitual, cuando te dejas, cuando te abres, cuando te entregas, cuando compartes. Te lo cuenta de maneras que puedes comprender.

La Tierra Viva es un trabajo de grupo con la Tierra donde tus sueños toman forma de maneras que no te puedes imaginar delante de un ordenador.

Donde te das cuenta de tus bloqueos, tus trampas y dificultades a través de un método preciso y profundamente eficaz.

Es un trabajo en el que por fin comprendes, en un instante, lo que llevas tanto tiempo sin entender.

Este año volvió a suceder la magia para mí, volví a comprender lo que se me escapaba en la vida habitual.

Gracias compañeros por ser testigos, espejo y apoyo.

Gracias Jose por ayudarnos a conectar con ese algo más grande desde el Amor y el no apego.

Gracias a la Tierra por sostenerme, por su apoyo y por susurrarme pistas de una manera que puedo comprender.

La orquesta este año estaba Viva, ¿no os parece?

Sigo caminando...»

S.D.P.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2010

 

«La Tierra Viva me ha supuesto una experiencia personal, colectiva y de encuentro con la Tierra difícil de olvidar.

Un hermoso cierre de dos años re-descubriéndome constantemente.

Un trabajo sabiamente orientado para abrir una puerta que muestra las muchas puertas sin abrir dentro de mí mismo.

Una lucha constante entre un YO que oculta y justifica nuestras cegueras, y un NO YO que desea ser descubierto para darnos luz.

Siento que todo el mundo debería poder disfrutar de una experiencia así, al menos una vez en su vida. Una experiencia capaz de dejar una huella imborrable. La humanidad y la Tierra notarían la diferencia.

Gracias al Director del curso por idear este preciso sistema de experiencias y compartirlo con tanta maestría y entrega con nosotros. Gracias a todos los compañer@s, cuerpo de todo este trabajo. Y gracias a La Tierra, alma presente, por estar siempre ahí, dándolo todo.

Un fuerte abrazo a todos los que lo habéis vivido, disfrutado y hecho posible».

V.M.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2010

 

«Qué bueno haber podido compartir la Experiencia de la Tierra Viva de nuevo.

Puedo decir que voy SINTIENDO cada vez más agradecimiento. Este agradecimiento que va creciendo año tras año, va pasando de la palabra a ser algo más grande, que me hace sentir cada vez mejor.

Hablo del agradecimiento a la Tierra a la cual tengo cada vez más presente y me sorprendo contemplándola en algunos momentos sin estar en ningún sitio especialmente buscado.

Hablo del agradecimiento a tod@s los compañer@s a los que sentí muy cercanos. Los círculos son un continuo aprendizaje en el que se comparten sueños, emociones, silencios y todo ello desde el No-Yo.

Hablo del agradecimiento al director que para mí (lo he dicho en otras ocasiones y lo reitero) es de lo mejor que me ha podido pasar en el camino de la Vida. Y eso que ha habido momentos difíciles que no entendía ya sea por palabras que me llegaban o por silencios que me costaba aceptar pero poco a poco su ayuda que es "sólo" un empuje para que tú te autoayudes en tu propio camino, te va reestructurando pero no de cabeza, ahí está la trampa! Y cuidado si te apegas a él, va a ser tu problema y te lo va a dejar muy claro .

Aprenderás a enfrentar tus miedos, a encontrar tus pérdidas de energía, a conocerte mejor, a quererte, aceptándote con tu luz y con tu sombra... Te enseñará el método, compartirá contigo sus aprendizajes pero luego tú tendrás que hacer tu camino, CAMINANDO PASO A PASO, nunca mejor dicho.

Estos días aprendí gracias a sus palabras, a no meterme ese exceso de presión que me genero yo misma. No la genera el trabajo, ni el director, ni los compañeros, ni el método... me la genero yo solita y qué descanso cuando lo ves aunque sea un momento. Respiré mejor, se me ensancharon los pulmones y aún perdura. También aprendí de una experiencia que tuve, a enfrentar mi miedo. El resultado fue positivo.

En cuanto a mi propósito, muy satisfecha. Siento que la Tierra me ha escuchado y que me ayuda.

Blanca también repitió este año y ha disfrutado plenamente de todo y de tod@s.»

GRACIAS

S.G.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2010

 

«Gracias a este seminario he sentido mi vínculo con la Tierra, he aprendido a convertir el caminar en un arte, a ver en una simple pisada el significado de la presencia, a saber que una pisada es un impulso hacia adelante.

Gracias a la Tierra, subo montañas, bajo pendientes, me elevo, me hundo, me muevo, estoy vivo.

Gracias a la Tierra, he sentido cómo una simple pisada es la puerta de acceso al otro lado, al lado del NO-YO.

La Tierra Viva, gracias de todo corazón.»

M.J.M.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«Un espacio para contactar con la Tierra, para sentirla viva e inmensa. Para mostrarle el agradecimiento por todo lo que nos da, lo más esencial para la vida...

Momentos para compartir con el grupo. Aprender de las experiencias de cada uno, de la sabiduría del Director, para sentir que la unión amplifica la fuerza.

Un lugar para mirar hacia dentro, escucharse, sentirse, experimentar, removerse, limpiar, renovarse...

Una oportunidad para establecer una relación diferente con la Tierra Viva. Para poder soltar y a la vez dejarse nutrir por Ella.»

M.S.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«Pies que trepan. Pies que llegan. Pies que parten...

Pies que se abren. Pies que acarician. Pies que exhalan...

Pies presentes. Pies que buscan. Pies que se funden con Ella...

Pies que caminan la Tierra, sagrados pies.

Gracias a todos los que habéis hecho posible esta mágica experiencia.»

N.D.V.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«Dos días con la Tierra, caminando, viviendo y respirando, aprendiendo a vivir y a vivirnos, a vivir con corazón, a confiar y a respetar, a escuchar y a estar con lo que es.

Gracias a los compañeros y al director por lo vivido.»

R.P.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«El seminario de La Tierra Viva no son dos días en la naturaleza, es la culminación de un trabajo previo que termina allí... para volver a comenzar renovado al día siguiente.

Difícil que algo que te imagines, supongas o preveas se dé como lo esperabas. La Tierra te hablará de formas insospechadas.

Hay dos tipos de magia, la que nos divierte y la que nos sirve. Por lo que sea a mí me interesa la segunda más que la primera. Esa que por una parte vives de forma intensa y por otra te la llevas a tu día a día y hace que las cosas cambien realmente. Que tú cambies realmente. La magia tiene su método.

Gracias al director, al método y a los que le antecedieron. A los compañeros y la Tierra.

Todos a partir de hoy un poco más cerca de mí.»

S.D.P.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«Como ya han dicho algunos compañeros, "Magia", "Mágico"... Eso es lo que yo he sentido allí, MAGIA.

Han sido tantos detalles, tan sutiles algunos, con tanto encanto, que despertaban todos los sentidos consciente e inconscientemente.

Todo comenzó un martes 28 por la tarde, cierto es como dice S., que hay un trabajo anterior que te abre esta puerta. En mi caso además creo y siento que los días anteriores tuve la fortuna de asistir al seminario de Qi Gong y especialmente el salir de Ritsu Zen III directa a este encuentro, me ayudó y mucho a sentirme tranquila, serena, sin expectativas, bastante abierta a lo que tocase y dispuesta a exponerme. El resultado, el mejor; me llevo conmigo esta experiencia, la he vivido y disfrutado intensamente y ahora está en mi mano lo que yo haga con ello.

Quiero dar las Gracias a mis Compañer@s, a nuestro Guía sin el cual esto no sería posible y como no a nuestra querida Madre Tierra.»

S.G.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«La locura muy real de unos Aprendices de Guerreros, que caminan durante dos días y dos noches apartados del sensato, pero irreal, Mercader que todos somos.

Un experimento necesario para los Buscadores de sí mismos.»

J.M.B.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«Un entorno y un tiempo regalados para poder mirar desde otro lado.

Un grupo que camina, que comparte su motivación, que ofrece sus pasos y sus propósitos a la Tierra.

Un guía que nos cuida, nos cuestiona, nos une, nos inspira.

La Tierra. La Tierra Viva.

Con la Tierra Viva: he encontrado una perspectiva más amplia y un ritmo más a mi favor. Se ha clarificado mi propósito y el desafío de mi yo. Han surgido claves nuevas para acecharme y simplificarme.

Gracias a todos por esta oportunidad.»

T.M.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2009

 

«¿Qué pasaría si descubrieras que el mundo solo era un triste reflejo de las tristes limitaciones que tú mismo te has impuesto y tú mismo has transformado unas simples creencias en verdades intraspasables?

¿Qué pasaría, si rotos tus límites, las rocas, los animales y las estrellas quisieran insinuar la esencia que comparten contigo?

¿Qué pasaría si la vida tuviera una magia, para traspasar nuestro triste ámbito personal y solo se manifestara más allá del yo, en un espacio colectivo, arropado y guiado por la Tierra?

¿Qué pasaría si uno no tuviera miedo a hacer estas preguntas?

Una experiencia transformadora que descubre por sí misma aquello que más necesitas , aquello que me ha hecho comprender que soy, o por lo menos ha roto el estado ilusorio de aquello que creía ser, era inamovible, cuando, en realidad, era sólo una posibilidad muy reducida que escogí en su momento. Una experiencia entrañable y poderosa, donde uno descubre su relación con otras personas, donde no se compite si no que se comparte, donde el avance del otro es tu propio avance, donde las estructuras dañinas síquicas o mentales más profundas pueden saltar y liberar cauces internos para la expresión de nuestra verdadera esencia.

Una experiencia para el Conocimiento de Uno Mismo, donde se aprende como siempre se ha aprendido: con amor, con compromiso y también con la exigencia de superar tus propios límites.»

J.C.D.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Con las primeras nieves del invierno empezó el curso Caminos del Guerrero. Pensé que eran las condiciones más duras que se podían dar en la naturaleza y que a partir de ahí todo sería más fácil. Quizás por eso la Madre Tierra nos quiso mostrar que el Camino que empezábamos lo es todo menos fácil y encuentro tras encuentro, mes a mes, nos puso sus dificultades en cuanto a la climatología. Tenía que enseñarnos que las cosas no son siempre como queremos, mucho menos que estén fijadas de antemano y sobretodo que NO todo depende de nosotros.

Siguiendo el Camino que marca el curso, éste toma un rumbo directamente hacia tu interior. Primero mirando al exterior para pasar luego a reconocer dentro de ti eso que ves fuera. Sabia fórmula... por aquello de "ver la pajita en el ojo ajeno y no ver la viga en el tuyo".

Otra parte importante es la exposición. Reconocer ante unos compañeros todo eso que estás viendo en tu interior. Y, en mi caso, vienen un poco las resistencias por querer esconder lo peor de ti y la incertidumbre de hacerlo o no. Lo que he aprendido es que si lo escondes ahí quedará para ti. Puede que te sirva de algo o puede que con el tiempo se diluya. Pero si lo sacas a la luz, lo ves realmente desde fuera, y todavía más si el director del curso, de manera sabia y firme, te marca cuál es el Camino del Guerrero y cuál no... te aseguro que eso tiene su efecto y queda grabado a fuego. Y si eres capaz de superar el primer momento donde quizás el orgullo se apodere de ti y puedes salirte de ahí... empezarás a ver todo desde otra perspectiva. Creo que el primer paso está dado en ese momento.

Quedan muchos por dar. Y cuantos más pasos des, más Silencio hay que buscar para así poder escuchar... Habrá partes en que el Camino será llano y agradable y momentos de difícil y agotadora ascensión a la montaña, pero cuando llegas arriba y miras el paisaje... lo notas algo diferente desde allá arriba y, con ello, la perspectiva que tenías de la vida. El horizonte es más extenso, el aire puro te roza la cara y se respira con más amplitud. Entonces sientes que el esfuerzo ha merecido la pena y quieres continuar tus pasos en ese Camino porque mientras los dabas en algún momento has sentido que la Tierra está viva y te "habla" y que puedes salir más allá del YO y percibir otros horizontes.»

M.S.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Una experiencia al límite del espacio-tiempo en y con la Tierra; para dialogar con Ella, que nos dijo tantas cosas sin palabras...; para darle las gracias por sustentarnos, alimentarnos, por permitirnos estar y ser Uno con su esencia; para una vez silenciado el Yo, rendidos y entregados a lo que Es, caminar, sólo caminar... y sentir la magia, intuir el Misterio: que de Ella venimos y a Ella regresaremos una y otra vez...

Gracias a la Tierra, a vosotros y a quien nos condujo en este viaje...»

M.G.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Para mí fue un seminario sorprendente en el sentido literal de la palabra. Donde lo previsto no sucede, pero lo que sucede es maravilloso. Un libro abierto de experiencias para leer con el cuerpo, no con la mente. Donde la Tierra nos nutrió de lecciones tan sencillas como potentes. Donde compartir con un grupo de humanos un fin de semana único, no en la naturaleza, sino con la Naturaleza... tan diferente de lo habitual...»

S.D.P.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Tal vez ocurre que el yo exige que la búsqueda del no-yo sea de una manera muy determinada: "al no-yo se accede a través de lo puro, de lo místico, de lo serio, de lo elevado"... "El no-yo ha de llevar envoltorio de santidad"... Eso pudiera decir el yo en una hábil estrategia de despistar.

¿Y qué es eso del "yo"?

Camino pesada, me reprocho, me protesto, me defiendo, me complico. Me agoto de mí.

Quizá es el cansancio el que me permite verlo: el Buitre, volando, descansa en el Ser. Un instante suave de olvidar-me.

¿Qué puede ser el "yo"?

Me miro, me describo, me defino, me acoto. Me saturo, me angustio.

Quizás la angustia empujando dentro me lanza a aprovechar la oportunidad: recuperar la Tierra, ¡¡¡contar con Ella!!!, vaciarle esa angustia, caminarla, correrla, sacudirla a cada paso. Soltar lastres... hasta quedar, por un momento, ligera, limpia. A salvo.

El "yo"...

Me ausento, me culpo, me hago pequeña, o me hago grande, me justifico, me explico. Trato de salvarme. Me disperso.

¡¡Pero caminar está permitido!! Está permitido rescatar la huella que dejó el compañero y ahí descuidar el juicio y dejar que centrarme sea lo natural. Degustar el equilibrio...

¿El "yo"?

Me gusto, me disgusto, me encuentro, me pierdo, me odio, me quiero. Me harto, me desharto. Me harto, me harto.

Pero podemos, juntos, dibujar un infinito en la Tierra, investigar lo ilimitado con nuestros pies limitados... mecer ahí la duda hasta que se adormezca... Acaso por un rato...

Podemos Caminar. Caminar con la Tierra. Caminar con la Tierra, unidos todos con una misma motivación... Caminar unidos... Podemos Caminar abrazados por la Naturaleza. Podemos encontrarnos. Podemos asomarnos a la Alegría de ser un poco menos de todo eso que ya conocemos...: "Más allá del yo-la Tierra viva".

Tal vez el no-yo me ha dicho (chssssss... es un secreto) que a través del yo (el vulgar yo) él puede abrirse Camino.

A la Tierra y a vosotros: Gracias.»

T.M.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Por un tiempo nos despojamos de nuestro Yo habitual.

Como si fuésemos una serpiente, mudamos la piel, los viejos patrones, los discursos caducos, los pensamientos venenosos y nuestras limitadas limitaciones.

La Tierra nos anima, nos vigila, nos apoya, nos sostiene y nos Camina a la vez que nosotros la Caminamos. Un vínculo directo que se establece y que permite una comunicación directa, una conexión. Un dialogo que se pone en marcha. La Tierra nos habla.

Durante todo el tiempo que duró el seminario pudimos escucharla. Solo tuvimos que abrirnos. Fue una experiencia única.

La Tierra habla. Sólo hay que saber escuchar.

Esto fue solo el principio...

Gracias a todos mis compañeros, al Director del Curso y a la Tierra que hicieron el Camino transitable.»

J.S.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Habitar un espacio de NO-YO me ha enseñado a vivir experiencias extraordinarias y obtener en consecuencia resultados extraordinarios. Cuántas veces hemos visto un cuadro, una imagen de la naturaleza,..... y nos hemos quedado sin habla, absortos, ..... y la hemos guardado e nuestras retinas. Recrear estos estados, estar con lo que es, habitar el presente, que no el pasado ni el futuro, experimentar, sentir, que no pensar, identificarte con la Tierra, reconocerla por lo que es, ....

Todo ello, está en este seminario.»

M.J.M.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

 

«Aunque estuviera perdido, disperso, sin querer vivir el presente... gracias a un grupo de trabajo, al director y a los que lo hicieron posible pudimos caminar con la Tierra, y digo caminar porque yo antes nunca lo había hecho; solo sabía andar o pasear.

Gracias a la Tierra; por mantenernos, por sostenernos, por darnos todo aquello que realmente necesitamos, nos ayudó en nuestra trasformación, nos escuchó y nos guió a través de otra realidad más allá del Yo.

Gracias a la Tierra experimentamos y tuvimos resultados, sentimos y no pensamos, vivimos y aprendimos, tan real y tan mágico...

Gracias a Ella tod@s crecimos y fueron posibles muchas cosas.»

A.P.
Asistente al Seminario La Tierra Viva
Julio de 2008

Esta web utiliza Cookies para mejorar la expriencia del usuario. Para más informacion visita nuestra politica de cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information